READING

De cómo encontré trabajo gracias a Internet

De cómo encontré trabajo gracias a Internet

Hace unos meses, @MariaBernalT escribió un post titulado «Yo conseguí trabajo por Twitter: Reclutamiento 2.0» en el que hablaba de su experiencia y hacía referencia a varios post importantes sobre lo que ahora se hace llamar: Reclutamiento 2.0.

Eso me hizo recordar mis aventuras y desventuras en busca de trabajo, así como más de una conversación en la que estas experiencias han conseguido abrir las puertas del mundo laboral a alguno que otro. Pensando en todo esto y en poder aportar mi pequeño granito de arena para disminuir, aunque solo sea un poquito, las cifras del paro, os voy a contar algunos de los éxitos y fracasos de mi búsqueda de empleo.

Buscando un hueco como becaria…

Estaba haciendo los exámenes finales para acabar la Licenciatura en Publicidad y Relaciones Públicas en Segovia a la vez que dirigia los departamentos de planificación y calidad en la junior empresa Alfil Juvenil y trabajaba como becaria en Radio Intereconomía. En ese momento decidí que ya era hora de buscarme trabajo para que en cuanto acabase mi beca en la radio no me quedase descolgada en plena crisis.

Tenía un contactazo en la agencia de publicidad Tapsa gracias a esos veranos que me pasé sirviendo pinchos de tortilla y cañas en el bar de mi familia y que tras ver mi currículum estaba dispuesto a hacerme una entrevista. Por otra parte, mi profesor Nacho nos facilitó a todos sus alumnos otro contacto, y tras pasar varias pruebas (enviar curriculum con una buena presentación y realizar una planificación de comunicación online para un caso práctico), también conseguí una entrevista con Octavio Rojas, CEO de túatú social media & pr.

Una larga entrevista de preguntas recíprocas en la que traté de demostrar mi conocimiento e interés por aprender sobre eso que se hacia llamar Social Media y en la que expliqué el análisis digital de la candidatura de Segovia como Ciudad Europea de la Cultura que había realizado junto con mi compañera Ana para exponer en el Curso “Relaciones Públicas y redes sociales: comunicación estratégica a través de las nuevas tecnologías”, creo que fueron las claves para que Octavio me llamara poco después de la entrevista para decirme que quería contratarme.

Pensándomelo más de dos veces, pues aún tenía abiertas las puertas de Tapsa, decidí apostar por lo que por aquel entonces era tan solo el proyecto de un emprendedor pero que por otra parte pensaba que me iba a aportar mucho más por dos motivos:

  1. Iba a conocer un sector en auge en el que las grandes agencias de publicidad aún no estaban.
  2. Si me esforzaba y el negocio funcionaba podría conseguir un puesto fijo, algo que en una agencia grande, donde ya se estaba notando la crisis y los despidos, iba a ser mucho más complicado.

Un gran trabajo perdido por culpa del inglés…

Que sin haberlo imaginado nunca, un contacto que tenía en Google por ser lector de uno de mis blogs se pusiera en contacto conmigo para decirme que mi perfil encajaba muy bien con un puesto que estaban buscando para su compañía, consiguió abrirme los ojos y darme cuenta de que mis esfuerzos en aprender sobre todos los misterios de Internet habían llegado a límites inimaginables para mi.

Tras pasar la primera fase del currículum que fue valorado por varias personas, llegó el momento de la entrevista telefónica en inglés donde si unimos mis nervios comunes, a mis taquicardias al hablar en inglés y los miles de folios en los que había escrito un sin fin de frases para contestar cientos de preguntas típicas de entrevistas… ¿Os lo imagináis? ¡Un auténtico desastre!

Finalmente me comunicaron que si en seis meses conseguía un nivel fluido de inglés para poder realizar la entrevista telefónica, me podría volver a poner en contacto con ellos. Pero la verdad, es que no lo conseguí 🙁

Tratando de sobrevivir en Irlanda para aprender inglés…

A los pocos meses de la entrevista con Google decidí que tenia que enfrentarme a ese miedo que tenía con el inglés, y no se me ocurrió mejor forma que dejando mi trabajo indefinido para aventurarme e irme a Dublín, una ciudad encantadora donde la gente sin duda es muchísimo más cálida que el clima, y donde si en unos meses conseguía mi fluidez de inglés, quizás me podría colar en las oficinas de la sede europea de Google.

Mi amiga Natalia decidió aprovechar para venirse también. Enviamos cientos de currículums, incluso imprimimos unos cuantos para entregar en tiendas, hoteles, bares, agencias de trabajo temporal… Pero nada. Hasta el McDonald´s nos rechazó a pesar de que todos los veranos de mi vida los había pasado tras una barra de bar.

Un día, viendo las noticias relacionadas con Dublín que tenía en mi Google Alerts me enteré de que había un emprendedor español que tenía una empresa en Dublín y que su aplicación WebMob había ganado el I Premio Movistar Emprendedores Cloud. Se trataba de Javier Loriente quien era socio de dos empresas de Dublín (Innerfunction y Do It Mobile) y CEO de una empresa española (Go Móvil).

Animada por Natalia, nos atrevimos a escribirle y decirle que queríamos hacerle una entrevista para la sección “Personas con ideas” del blog en el que antes escribíamos llamado MisterIdea.com. Él, encantado por el ofrecimiento, nos recibió en su oficina y acabó la entrevista pidiéndonos el currículum y ofreciéndose para ayudarnos en lo que pudiéramos.

No tardó mucho en llamarnos y convocamos para una entrevista con Julian, uno de los socios más veteranos, quien en su inglés inconfundible e inteligible nos explicó que creia que podíamos llegar a un buen acuerdo, pues tanto mi amiga Natalia (con un currículum impresionante de dos ingenierías y dos masters) como yo, éramos perfiles que podrían encajar en su equipo. Tras asentir durante toda la reunión, tuve que pedirle a Javi que me hiciera un breve resumen en español porque aunque el concepto lo había pillado aún no me lo podía creer. ¡Las dos teníamos trabajo!

De vuelta a España…

Pasaron unos meses y desde España me reclamaron. Se trataba de Ismael Teijón, director de Genializa, a quien conocí en un evento 2.0 y se convirtió en proveedor tecnológico de la agencia en la que trabajaba así como en amigo 1.0. Él me había visto trabajar en proyectos donde fui colaboradora como la ChampionsTwit y quería transformar su agencia tecnológica en una agencia de marketing digital así que en cuanto le llegó la primera oportunidad me pidió que le ayudara.

Así fue como conseguimos que varios planes de marketing digital fueran aprobados y comencé a trabajar para Genializa desde Irlanda. Sin embargo, el tiempo es limitado y entre las clases de inglés, el trabajo en Irlanda y el trabajo en España ¡no tenía vida propia! Así que, pensando en volver a casa, ver el sol y apostar por Genializa, acepté su oferta de trabajo a tiempo completo con la condición de seguir con mis proyectos irlandeses de Go Móvil: WebMob y Cuvino.


Al margen de todas estas oportunidades, ganadas o perdidas de empleo, Internet y las redes sociales me han proporcionado muchas otras propuestas de empleo o colaboración en proyectos, las cuales, si me hubieran interesado, podrían haber formado parte de algunos de estos éxitos o fracasos que os he contando. Y es que en la red hay muchas oportunidades de empleo, ¡solo hay que saber encontrarlas!

Como conclusión, me gustaría destacar algunos aprendizajes de esta especie de fábula en la que se ha convertido mi vida laboral con los que espero que muchos encontréis la misma suerte que yo he tenido, hasta ahora, en la búsqueda de empleo:

  • La suerte se busca y se encuentra. Te puedes encontrar con un toque de suerte pero en tus manos está aprovechar ese momento, y en caso de que no lo encuentres, no te lamentes ¡búscalo!
  • Internet nos permite conocer proyectos por los que sintamos verdadera admiración y hablar de tú a tú con sus creadores. Si realmente perciben que puedes ayudarles ¡contarán contigo!
  • El networking gracias a las redes sociales te permite contactar con las personas que tengas de referencia en tu sector profesional. Habla con ellas y aprende de ellas.
  • No dejes de formarte e interesarte por las novedades de tu sector. Consigue que cuando el trabajo llame a la puerta, te pille trabajando ¡y totalmente actualizado!
  • La actitud positiva y proactiva es imprescindible. La idea a transmitir (aunque cueste hacerlo) no es “estoy en paro y necesito trabajo” si no “quiero trabajar en tu empresa porque yo puedo aportar este valor diferencial”

Por último deciros que me gustaría que compartierais vuestras experiencias al respecto, ya sea en vuestro propio blog o como comentario en este post. A ver si así, poquito a poco, conseguimos animar a más gente a utilizar las redes sociales en particular e Internet en general para buscar empleo.


INTERVENCIÓN EN RADIO

He participando en el programa de radio Conecta2 en la Onda para hablar de este post, si queréis escucharlo podéis hacerlo aquí:

Más audios en Onda Cero


Soy una asturiana afincada en Pamplona que trabajo como consultora de marketing de contenidos independiente, y en mi tiempo libre me gusta hacer manualidades, aprender nuevas cosas... ¡y fotografiarlas!

  1. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos   Reclutamiento 2.0 y formas de encontrar trabajo por Internet http://www.lauratuero.es/miscelanea/de-como-encontre-trabajo-gra…  por laura.tuero hace […]

  2. pinger

    28 Febrero

    En mi pueblo a eso le llaman enchufe no networking.

    • Si quieres denominarlo así, adelante. Aunque para mi existen dos conceptos muy diferenciados:

      1. Enchufe: persona que gracias a su papá o mamá consigue un trabajo (yo podría haber sido una de ellas, pero nunca me he querido aprovechar de los contactos de mi familia)
      2. Networking: interesarse por el trabajo que realizan otras personas e intercambiar pareceres para que sí en algún momento necesitan un perfil como el tuyo, se acuerden de ti.

      Quizás en este post no he hablado de cómo he estado haciendo networking desde que estaba en la propia universidad, de la cantidad de encuentros profesionales, charlas, cursos, presentaciones de empresas… a las que he tenido de ir para conseguir que algunas personas me conozcan.

      Y tampoco he contado, la cantidad de veces que he trabajado gratis para ayudar a que algunos proyectos salgan adelante.

      En fin… siento que tengas esa percepción de mi tras leer este post. Pero que le vamos a hacer, no siempre llueve a gusto de todos.

  3. Hola Laura,

    Enhorabuena por tu artículo, me ha gustado mucho. Está claro que aunque la suerte llame a tu puerta, si no aprovechas el momento el tren pasa, pierdes la oportunidad.
    Yo quería dar mi opinión del “enchufe”, y no me refiero a ser consejero de una gran empresa una vez eres expresidente del gobierno. En mi caso por ejemplo, remontándome al 2003, un familiar me consiguió mis primeras prácticas en una empresa grande, en JWT. Una simple beca en el departamento de producción audiovisual en la que no me pagaban más que los tickets restaurante. Pues ese enchufe, si se quiere llamarlo así, fue el detonante para que un año más tarde me llamaran de nuevo, cuando ya no estaba de becario para que trabajara con ellos de nuevo porque les había gustado. En ese momento no pude, porque no me ofrecieron un sueldo que me permitiera pagarme el alquiler (por aquel entonces trabajaba en El Corte Inglés de dependiente). Pero sí, en el 2005, una de mis jefes que había tenido en JWT me llamó para trabajar como su ayudante en Ruíz Nicoli Lineas, agencia en la que luego estuve 4 años, y que ha sido muy significativa en mi vida.
    Yo creo que si vales te quedas y si no te van a acabar echando a la calle por mucho enchufe que hayas tenido. Con todo esto quiero decir que no me parece mal que uno aproveche la oportunidad que le brinda el destino, ya sea a través del networking de un familiar, del de un amigo o a través del networking propio.

    Saludos.

    Jan

    • Gracias por tu comentario Jan.
      Sin duda tienes razón: los enchufes, oportunidades, golpes de suerte, o sea lo que sea… no se transforman en un trabajo si no te lo curras y vales para ello.
      Un saludo y suerte con tu blog que le estoy echando un vistazo ahora mismo 😉

  4. […] De cómo encontré trabajo gracias a Internet […]

  5. Todo un ejemplo de superación y de saber aprovechar las oportunidades. Te mereces todo lo bueno que te llega. 😉

  6. Genial trayectoria! ¡Te lo mereces! Estoy muy orgulloso de haberte empujado a registrar el .es! 🙂

  7. Ismael Labrador

    20 Marzo

    Genial el post! Explica muy bien cómo aprovechar el networking y, sobre todo, cómo ser activo en Internet para localizar las puertas a las que hay que llamar. Sobre lo de los enchufes que comentan más arriba no estoy para nada de acuerdo. El enchufe es un puesto de trabajo que te dan sin conocer tu trabajo, simplemente por la influencia que tú o (especialmente) tu familia tiene sobre una determinada empresa o sector. Que el hijo de tal entre en la megaempresa cual con un cargazo sin haber hecho nada antes es enchufe. Que una persona conozca a otra a través de un trabajo en común, le guste cómo trabaja y decida que quiere incorporarla a su proyecto se llama currárselo.

    • Gracias Ismael, tu tampoco lo haces nada mal currante 😉
      Espero volver a tener la oportunidad de currar contigo!

  8. […] Laura la contactaron de Google a través de su blog. Una pena que no tuviese el nivel de inglés necesario para hacer las […]

¡Espero tu comentario!

INSTAGRAM
MIS INSTANTES FAVORITOS
A %d blogueros les gusta esto: